LA MASTITE - Allaitement Maternel

Mastitis

MASTITIS:

Mi historia personal de mastitis resuelta con Beatrice Boucher, consultora de lactancia certificada IBCLC.

Hace dos semanas estaba en pleno apogeo en cuanto a la lactancia materna... Margot tenía 3 semanas y esta es mi tercera lactancia. Pero al final no significa nada.
Os interesasteis mucho cuando os conté en Instagram mi episodio de mastitis de hace diez días.

Muchos de vosotros habéis compartido valiosos consejos sobre cómo aliviar la mastitis :) así que esperamos que los encontréis aquí.

Para los que no hayan seguido la historia, hace dos semanas empecé a tener dolor en el pecho izquierdo. Pero no hay bulto. Al principio pensé que era una congestión temporal, pero al día siguiente el dolor empezó a ser tan fuerte que tenía dolores de cabeza muy fuertes, dolores en todo el cuerpo, como una gripe, pero sin fiebre, un dolor en el pecho que se extendía por el brazo que apenas podía mover. Era imposible llevar a mis hijas.

Así que al día siguiente decidí llamar a @boucher.ibclc nuestra consultora de lactancia certificada por el IBCLC.

¡Resultados locos!

En unas horas desaparecieron mis dolores de cabeza y de cabeza (mientras que la doliprana ya no hacía efecto), medio día después el dolor en el pecho había desaparecido. En 24 horas la mastitis era historia.

Sólo con llamar a mi consultora de lactancia certificada por el IBCLC

💡 ¡CONSEJOS PARA ALIVIAR LA MASTITIS!


🧊- bolsa de hielo todo el día en el dolor de pecho en el sujetador de lactancia
♨️- calor en el dolor antes de cada toma
💆🏻- masaje suave sobre el dolor durante la alimentación
🤱🏽- coloca al bebé de forma que su barbilla quede a la altura del dolor durante la alimentación
💊- doliprane

💤- ¡descansa!


Por consejo de su médico y con receta médica puede utilizar los siguientes tratamientos y seguir la dosis de su médico:
- antibióticos (especialmente para las grietas)
- ibuprofeno
- orebina 500
- pioctacina



QUÉ NO HACER PARA EVITAR LA MASTITIS :

- un sujetador de lactancia demasiado ajustado que podría comprimir un conducto lácteo (este fue mi caso)

- cuidado con las conchas mal colocadas que pueden comprimir el pecho

- riesgos de morder cuando aparecen los primeros dientes de su hijo

- ten cuidado cuando duermas boca abajo cuando tengas los pechos llenos

- tener cuidado con la congestión cuando la leche sube o cuando el bebé está enfermo (y mama menos)

- no utilice la bomba en exceso

- no amamantes a tu bebé más de lo habitual

Así que espero que mi pequeña experiencia y todos estos consejos te ayuden si alguna vez tienes un problema, pero no olvides que pase lo que pase, es muy importante pedir ayuda y consejo a tu asesora de lactancia certificada por el IBCLC.

La lactancia es natural, pero no es ni mucho menos innata ni fácil.

-> Fuente: Beatrice Boucher - IBCLC Consultora de Lactancia Certificada